Clínica psicológica Prometeo

El Duelo Y Sus 5 Etapas

¿Qué es el duelo?

El Duelo 

El Duelo

El duelo es un término utilizado para describir el proceso de pérdida emocional o vulnerabilidad que experimentan los seres humanos. Es una de las emociones más fuertes y dolorosas que se pueden experimentar en la vida. El duelo se puede describir como un estado de pérdida o crisis intenso. El duelo a menudo se confunde con la depresión. Sin embargo, es importante tener en cuenta que debe experimentar el duelo por completo antes de que pueda comenzar a comprenderlo y lidiar con él.

El duelo se define como “una respuesta emocional compleja asociada con una pérdida repentina o prolongada o una lesión significativa percibida”. El duelo se puede experimentar de dos formas distintas:

1) El aspecto físico de nuestros cuerpos

2) El impacto de nuestras emociones en nuestra mente y comportamiento

Estos dos aspectos pueden experimentarse como fenómenos separados, pero están estrechamente vinculados. Por ejemplo, cuando perdemos a alguien cercano a nosotros, a menudo esta pérdida nos inflige algún tipo de trauma físico, el cuerpo siente ese trauma físicamente y nuestra mente responde en consecuencia. 

 Nuestros pensamientos, sentimientos y comportamientos se ven afectados por estos traumas, sentimientos de una manera muy diferente que si solo hubiéramos perdido a alguien emocionalmente y no físicamente, por ejemplo: pensar en algo placentero o  algo desagradable no tendrá un efecto real en tu cuerpo tan severos como la muerte de un amigo o familiar muy cercano, esto es porque tu mente no se verá afectada en absoluto por este proceso interno. 

Esto significa que los duelos en su mayoría se dan en el mundo real pero afectan tanto nuestra mente como nuestro cuerpo. Las manifestaciones físicas más comunes son el cansancio, cuerpo cortado, ataques de pánico y ansiedad.

¿Cuáles son las etapas del duelo?

El duelo puede ocurrir en cualquier momento de su vida, pero hay ciertas etapas que se suelen superar. Las etapas avanzan con el tiempo a medida que experimentas las distintas fases, te acercas a superar el duelo y aprender valiosas lecciones que nos enseña el proceso:

  1. Negación: La negación ocurre cuando no aceptas la realidad de tu situación y se enfoca en lo que podría haberse hecho de otra manera, como culparse a sí mismo por no ser más consciente o tomar precauciones durante los momentos en que se sintió amenazado. También puedes tratar de convencerte a ti mismo de que las cosas no están tan mal como parecen. En realidad la negación utiliza todos los mecanismos que tienes a la mano para ignorar la realidad. Existen etapas de negación más sanas y otras más destructivas. Así que recuerda que a pesar de que es una etapa natural del duelo mal llevada esta etapa puede hacer más daño.
  2. Ira: Esta etapa es cuando las cosas no salen según lo planeado, el dolor de la pérdida lo sigues teniendo a pesar de tus esfuerzos por negarlo. Este tipo de ira suele ser dirigida a un objeto o persona al que se le hace responsable de la pérdida. Esta fase incluye el llanto y el sentimiento de ira hacia los demás que no están haciendo lo suficiente por ellos.
  3. Negociación: Se empieza a asimilar la pérdida, aunque se sigue buscando explicaciones alternas o situaciones hipotéticas donde la pérdida no se hubiese dado. Pensamientos como “qué pasaría si no hubiera tomado esa última copa” o “porque no se quedó en casa ese dia” pero a diferencia de la etapa de negación si se tiene conciencia de que la pérdida sigue existiendo 
  4. Depresión: La depresión ocurre cuando a pesar de tus esfuerzos por odiar al “responsable de la pérdida” y no poder arreglar nada con la negociación tu perdida sigue existiendo es hora de darte cuenta que la pérdida es irreversible. Esta etapa es la que te enfrenta directamente contra la tristeza, probablemente es la etapa que duele más, sin embargo es la que te hace meditar y por primera vez experimentar la pérdida. 
  5. Aceptación: Esta etapa se llega cuando se tiene un nivel de aceptación emocional e intelectual sobre la pérdida, como consecuencia se vuelve a un estado de calma o relativa felicidad. 

Sin embargo las etapas a pesar que tiene un orden y lógica no siempre se experimentan es de formas sucesiva como enumeramos anteriormente y tampoco es obligatorio experimentar todas y cada una de las etapas. 

¿Cómo superar el duelo?

La mejor manera de superar algo que duele es vivirlo. El duelo es un proceso de dejar ir lo que sucedió y seguir adelante, elaborando un plan sobre cómo quiere vivir su vida después de su pérdida.

Sin Embargo la duración del duelo depende de ciertos factores:

  • Cercanía con la persona que falleció
  • Circunstancias del fallecimiento
  • Si existen conflictos en la relación
  • Madurez emocional que se tiene 

El duelo es un fenómeno incómodo y temporal. No dura para siempre. Cuando termine, sentirás que te han dado una segunda oportunidad en la vida. También puede ver lo que sucedió como temporal o sin importancia, esto dependerá de cómo superaste el duelo y como veas la magnitud de tu perdida. 

Superar el duelo no es fácil, pero el primer paso es admitir que hay algo que perdiste  (emocionalmente o físicamente). Es por eso que contar con la ayuda de otros puede marcar la diferencia para superar este proceso.

Lo más importante que debes recordar cuando estás de duelo es que habrá días buenos, días malos, días felices, días tristes, ¡así que no se concentre en sentirse mal todo el tiempo! solo fluye. 

Probablemente lo más importante que tienes que entender es que no hay una forma correcta o incorrecta de superar el duelo. Solo existen formas más sanas que otras. Recuerda estar atento a que no caigas en hábitos autodestructivos como el abuso o dependencia de sustancias. 

Si eres una de las personas que siente que hablar sobre su duelo NO es una opción, es posible que te preguntes ¿por qué algunas personas sienten que está bien hablar sobre su pérdida?, es simple cuando alguien está viviendo un duelo la ayuda de los demás te hace sentir más capaz de soportar tus propias cargas. 

Como mencionamos en un párrafo anterior no existen formas correctas e incorrectas para superar un duelo pero si recomendamos ampliamente que optes por pedir apoyo, esto se debe a 2 razones. 

  1. Monitoreo externo: Que alguien esté atento de cómo vas superando las etapas del duelo te puede apoyar para que en caso de que empieces a tener muchos comportamientos autodestructivos puede ayudar a corregir tu rumbo antes de que sea tarde . 
  2. Acompañamiento: La sensación de poder hablar y compartir tus emociones se ha visto que tiene gran utilidad para bajar índices de ansiedad y depresión, ambos son situaciones que se encuentran íntimamente relacionadas con el duelo. Así que de alguna manera está comprobado que compartir tus emociones tiene como consecuencia empezar a superar el dolor del duelo.