¿Cómo identificar si necesito Terapia familiar?

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Las tensiones que surgen en el hogar y fuera de este pueden impactar en el desarrollo personal. Sin embargo, el desconocimiento sobre tratamientos psicológicos puede desalentar a buscar ayuda profesional. Es apropiado que identifiques los beneficios de la terapia familiar y elimines los tabúes que rodean a esta herramienta tan valiosa.


¿Cómo identificar si necesito Terapia familiar?

¿Qué es la terapia familiar?

Consiste en un proceso que el psicólogo o terapeuta implementa para apoyar en el cuidado de la salud mental de toda la familia o de los miembros de esta que necesiten este servicio. Es de gran ayuda ante la presencia de sentimientos negativos, estrés, dolor, traumas de la infancia o conflictos internos.

El círculo familiar es el pilar de la sociedad, por lo que desde el hogar se debe trabajar en el desarrollo de la personalidad y la asimilación de valores.

Es común que uno o varios de los miembros de la familia tengan una discrepancia con el rol que asumen y el que desean tener. Esta inconformidad puede desatar actos que ataquen la estabilidad del hogar. Por ejemplo, el hijo que desea mayor libertad puede exteriorizar su frustración con ausentismo escolar o peleas verbales con sus padres.

La terapia que involucra a la familia ayuda a determinar los factores que amenazan la tranquilidad y el desarrollo mental de cada uno de los miembros. También sirve para asimilar los roles que cada uno debe cumplir y mejorar la relación dentro de la familia.

¿Cuál es el objetivo de esta terapia?

El objetivo que se pretende conseguir con estas terapias es mejorar las dinámicas relacionales que existen dentro de la familia. A estas sesiones pueden acudir todos los miembros de un hogar o únicamente aquellos que requieren mayor apoyo, como pueden ser los cónyuges.

Existen muchos mitos acerca de la implementación de estas técnicas. Usualmente se les relacionan con trastornos mentales graves o esquizofrenia. Esta idea errónea lleva a muchos a evitar la consulta con el psicólogo por relacionar este tratamiento con los manicomios.

La realidad es que estos tratamientos no son únicamente para corregir problemas sociales. También son útiles en familias con relaciones sanas, pero que quieren prevenir una dificultad ante un cambio inminente. Por ejemplo, en un hogar donde se respira tranquilidad pueden solicitar ayuda profesional para prepararse cuando su hijo se marche de casa por estudiar en la universidad.

La terapia a nivel familiar permite el fortalecimiento de valores como la solidaridad y el respeto mutuos. También ayuda a que nuestros niños y jóvenes puedan desarrollar su identidad e incrementar su autoestima. Los padres podrán enfrentar las preocupaciones de la vida diaria con mayor certidumbre y con la inteligencia emocional suficiente. 

¿Cuándo es recomendable acudir a ella?

En algún momento de la vida nos encontraremos con situaciones que provoquen estrés dentro del círculo familiar. Algunas de estas son:

  1. Conflictos sobre el uso del dinero.
  2. La transición que viven los hijos, desde la infancia a la adolescencia.
  3. Los fracasos escolares o rupturas emocionales de uno de tus hijos.
  4. El sentimiento de culpa e inseguridad que surge por el abuso sexual.
  5. La ansiedad producida por un desastre natural o un accidente.
  6. Una infidelidad.
  7. La tensión que surge durante el cuidado de un familiar enfermo.
  8. El divorcio de los padres y el impacto emocional que sufren los hijos, derivado de esta separación.
  9. Los problemas de ansiedad y depresión que pueden invadir a alguno de los miembros de la familia.

Uno de los momentos más importantes en los que se debe acudir a terapia con la familia es cuando uno de los elementos cae en adicciones. Debes dar atención al familiar adicto para que entienda las razones por las que debe alejarse de las sustancias nocivas. Pero también el resto de integrantes debe asistir a sesiones terapéuticas para que, entre todos, puedan crear un ambiente en el que se apoye al paciente principal en su proceso de recuperación.

Aunque estas terapias pueden ser muy efectivas si se utilizan como recurso reactivo, también brindan resultados si se implementan de manera preventiva. Algunos ejemplos son los siguientes:

  • Preparar a los hijos ante la muerte inminente de uno de los padres enfermos.
  • Mejorar el rendimiento escolar de un pequeño. Aunque este no tenga deficiencias de aprendizaje, nunca existe un tope para desarrollar la mente.
  • Conocer los posibles detonantes ante la próxima partida de un joven hacia la universidad lejos de casa. Esta situación puede ser fuente de conflictos entre jóvenes y sus padres por el costo que implicará y las emociones que desencadena el distanciamiento.

Lo ideal es acudir a terapias cuando está de por medio un cambio importante en la vida de la familia. Los nuevos roles a asumir pueden causar preocupación y estrés. Las sesiones pueden ser de utilidad para fortalecer el sentido de seguridad.

Terapia familiar o terapia individual, ¿Cuáles son sus diferencias?

Existen problemas emocionales y mentales que deben atenderse con mayor especialización. Por ello es conveniente conocer si es oportuna la terapia familiar o la terapia individual. Conoce las diferencias entre ambas.

¿Cuántos participantes hay?

En la modalidad familiar, todos pueden estar presentes en las sesiones. A nivel individual, será únicamente necesario que la persona sujeta de estudio asista a la terapia.
La modalidad familiar e individual ¿cumplen los mismos objetivos?
Las sesiones familiares están encaminadas al fortalecimiento de lazos mutuos y al respeto a los roles que cada uno cumple. Mientras que con la persona que asiste de manera individual se buscará su inserción dentro del círculo social, sin importar las acciones de quienes lo rodean.

¿Cómo determinar si se necesita terapia individual o familiar?

Por lo general, será el terapeuta quien evaluará la situación y definirá la modalidad que sea necesaria para cada caso. Si opta por realizar sesiones con toda la familia, puede ser que el profesional solicite reuniones únicamente con los padres y posteriormente con los hijos, si es que los hay. Estás terapias pueden celebrarse a distancia.
Protege la salud de los tuyos con una terapia familiar. Podrás prevenir problemas emocionales y fortalecer la unidad dentro del hogar. Si ya hay tensiones, debes buscar ayuda en la mayor brevedad posible para corregir la situación.

Contenido extra

imagen

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Señales de que tu psicólogo es bueno. ¿Qué terapia psicológica necesito? Conoce las corrientes más actuales La depresión que es la depresión y sus causas La depresión y el Covid 19
Señales de que tu psicólogo es bueno. ¿Qué terapia psicológica necesito? Conoce las corrientes más actuales La depresión que es la depresión y sus causas La depresión y el Covid 19